martes, 26 de agosto de 2008

OLor a Mar

Tu recuerdo duele.
Nunca sentí necesitarte,
nostalgia que húmeda, te alojas entre mis huesos.

Despedirme para volver, volver y verte...
verte - por - primera - vez!
Tan lleno, tan extrañamente calmado, arrullando mis pies en el descenso.
Perfilado en tu horizonte,
arropado en el abrazo de los acantilados.
tan Mar...

Nadar desnuda entre la vida que respiras,
es volver a nacer de tu vientre.
Agua de Mar, bocanadas de Libertad.

Hay cosas que no caben ni en los bosillos, ni en la maleta,
ni el objetivo de mi Nikon.

Pero estas dentro de mí y puedo observarte en las mareas de la Luna.
y a veces te lloro y lleno mi boca de aguas Cantábricas...

y te Saludo desde la llanura.

Las palabras nos hacen

Palabras que conmueven.
Poetas que no pueden llorar.
anuncios que nos compran el consumo de trabajo
para vivir emocionalmente equilibrados.

Un oficio que se lleva en el bosillo
y por el descosido académico
se desmigajan los sueños de vivir
de tinta y verso,
aunque las migas de pan brillan en la oscuridad.
Siempre podré volver a casa.

jueves, 21 de agosto de 2008

Frunce los colores del arcoiris en mi espalda
¡quiero hacerme una capa para volar!

miércoles, 13 de agosto de 2008

Pasaremos a la trastienda de historias amorosas

Olvidadas en paredes de papel secante,
Quedan tus lágrimas muertas de sed.

Tratas de agarrarte a cualquiera de los recuerdos
que cuelgan de estas paredes tubulares

Son como luciérnagas que alumbran la oscuridad
Y así, no tienes tanto miedo.
Pero de qué tienes miedo?

Poco a poco la balanza se va inclinando.
Poco a poco tus ojos se van cegando

Se abrirá una herida, que te hará pasear el luto
Por las calles de mis interlineas
Serás la mirada del despecho, que dura un invierno

Pero no llorarás cuándo me vaya,
Recuerdas? Las paredes de papel?
Encuentra el reflejo barroco que se levanta ante ti,

Para tu asombro
soy yo quien mendiga besos acuosos de tipos malsanos
Quien arrastra su hígado alcoholizado
Y quién trata de encorchar ese agujero negro
Ese agujero negro,que destila sal.

El Poema comienza a echar humo

No soy yo son mis ganas de cenar, pero quiero seguir escribiendo,
quiero comerme los versos, tragar cada punto y final para comenzar de nuevo sobre una línea
en blanco línea que se enreda entre los dedos de la inseguridad,
línea que se adelanta a mis pasos sobre el abismo, línea que dibuja la lluvia y la silueta de los árboles.

No soy yo son mis manos las que hurgan en tus ganas de besarme, las que atizan contra tus ventanas negras las abejas del colmenar viejo.
No soy yo, que son las fauces de las urbes que se tragan tu sueño.

Siéntate conmigo, en el bordillo y contemplemos cómo se inflan de poemas
callejones cerebros y azoteas, cómo comienzan a echar humo….

Fuerzas Telúricas

Si de la sombra de tus pies nacen girasoles blancos,
no tengo más que pedir tus zapatos.
Saltaré de canto en roca como el zapatero de lagos sombríos.
Mis cabellos cubrirán tu pecho en el descenso.
Sucumbiendo mi boca al sabor visceral de tu centro.
No quiero ser el pez atrapado en tu espalda.
Tampoco clavarte espinas en el alma.
Quiero soñarte campana de medianoche que enciende la luna en el espejo de mi vientre.
Silueta en carne viva, sumisa de tus besos y caricias, arrastras mis deseos más allá del verdín de las montañas y en rebeldes grutas convexas me amas.
Trigonometría óptica de lunares en tu espalda
son el prisma por el se cuelan los versos que jadeo sedienta de tu lengua.

martes, 12 de agosto de 2008

Ensoñaciones

Si yo fuera un lienzo,
cada línea tirada es el porvenir, un arañazo desde el que respirar.
Un escondite de miedos y Océanos.
Arena mojada, huellas perennes.

Amor caduco...

Si yo fuera un lienzo, te regalaría mis ojos de espejo.
El sentir de mi piel contra la tela y llegar hasta esa línea perdida en los hondos pozos escondidos
del bosque que muestra óleos calciformes, figuras estrambóticas y
bellos anhelos dorados.

Si tornáseme yo bosque, te cantarían los ecos y allá, en el claro, abrigaría tu cuerpo con una hoguera.

Quiero en los mapas el arraigo de mi nombre.
Colmarme de lluvia y bailar, bailar...
bailar con el viento enmarañado en copas de noche.

Tachaaaaaán....llegué!

Aquí estoy, enredando con mi ordenador y mi cuello de escoba.
He pensado entrar en este espacio libre que dejan los cables,
no ha sido fácil convencerme de ello y tampoco
lo ha sido encontrarme entre tanto perfil donde perfilar
tu ventana al espacio.
Pero señores y señoras...ya estoy aquí.