martes, 16 de septiembre de 2008

Corazón de alga

Siento el peso del corazón,
se ha escondido tras las algas.
Ha comenzado su cristalización oceánica;
metamorfósis del rojoazul
lo se por los pinchazos que decaen bajo la piel
lo se por su calma antisocial ,
lo se, porque está preparado el contenedor de corazones
donde irá a parar.

No puede sentir.
No - no, no puede sentir!
No
puede

2 comentarios:

Giovanni-Collazos dijo...

Dentro de la cierta dureza que pueda existir en este poema, siempre está el toque tierno tuyo, que me gusta en tus poemas.

Nos leemos.

Un beso.

Gio.

Anónimo dijo...

me encanta tu pequeño lado antisocial...jejje. Q hay de nuevo viejo!


lucero....