domingo, 28 de diciembre de 2008

las estRellas Nacen a 10 millones de grados

- - Poema en construcción - -

el despiece

Me he quemado el esófago,
al tragarme tu corazón que
ha caído en mi estómago como un golpe seco.

Tengo entre mis manos articuladas
tus tripas blandas, rosadas, viscosas
las he anudado en ancla y ya sin ellas
tus ojitos me miran sin pestañear
reproches.

He continuado piafando el total de tus pulmones hasta
curarlos de oxígeno.

Girones de piel,sobre este frío,
que no han servido mas que para
descubrir músculos correosos, imposibles de digerir.


Finalmente caigo en un estruendo, con todo mi peso metálico
al saber que en el fondo sólo había huesos,
ninguna sustancia, no se, negra o corrosiva, nada
nada que explicara
tu personalidad hiriente.

sábado, 13 de diciembre de 2008

dejando algo atráSss s

Cabemos en cuevas solares,
caemos a recintos embarrados
movemos los labios buscando la voz.

veremos el futuro cuando entre por la puerta.

guardaremos las pinturas en estuches de cuadros
y pequeños alicates que desatascaban
las palabras del costado.

lunes, 8 de diciembre de 2008

Llegué tarde y corrí hacia la luz del sol, que se escondía, al otro lado,
Él con su cámara de fotos ardiendo, me demostró que podíamos alcanzarlo antes de caer al mar.

No sabía que bajo mis pies existía un desierto tan bello,
Rocas de punta energética
Que hablan de la sencillez humana.

Mar en calma frente a las olas que el mismo mar provoca.
En el centro yo, quieta
con el viento de cara.

La luz del día se relajaba, invitándonos a deshabitar sus playas,
A sembrar el recuerdo de que la soledad es bella.

La soledad nos ha devuelto paisajes.

4 Diciembre 2008

Mis ojos de cueva,
como agujeros negros
que atraen la materia
hacia sí:
Luz
ramas
arenas
rocas
vida
tú....

3 Diciembre 2008

Quería guardarme esa música,
las copas de vino.
Las conversaciones,la llama
de la velas.
Quería seguir esa estrella de luz.
Quería vivir entre free hugs.
Quería mantener la menta en mi garganta,
y capturar todas las puesta de sol
en el desierto lunar de Formentera.
Quería comerme el rojo de la tierra
y picarme con el mar.
Quería comérmelo todo y no dejar ni la raspa.
Quería que ese mundo viajara conmigo
formando, físicamente,
parte de mí.