domingo, 7 de junio de 2009

7 de Junio y yo aquí, esperándote.

Hay vida en el bulbo de mis cejas, micro raíces en mi interior
que arranco porque desmerecen la perfección de la parábola que enfatiza mis ojos.
Caen raíces al suelo y al contacto brotan seductoras plumas nubias, 
piérdome entonces en la confusión de la vida, 
el nacimiento acontece tras su primera muerte.

Hoy, la noche es azul marina, como si la viera desde el espesor del Mar.
Pero esta noche no hay niebla que turbe el esmalte de los azulejos
sólo hay estrellas el la boca del patio.

No hay comentarios: