domingo, 29 de agosto de 2010

Ella

lo llevaba puesto como un apóstrofo
ella giraba y sin mirar él giraba con ella,
sin entender, sin explicar...

Como un absurdo satélite a quien la gravedad dirige la mirada para adorarlo y girar (creyéndose unidos) aislados.

No hay comentarios: