viernes, 5 de noviembre de 2010

Pero pasaste como un dios destruido. 
Jaime Gil de Biedma


pasaste sin pies ni alas
viva aún,
entre el dolor y la niebla.

No hay comentarios: