jueves, 25 de septiembre de 2014

También hay días en que me apetece incendiar ciudades sólo para destruirme.

No hay comentarios: