lunes, 12 de diciembre de 2016

Estremoz

Dulce niebla blanca que eleva al pueblo en mármol hueso y delicado rosa.
Estremoz se deja llover entre vendavales helados.

Sus perfectos muros blancos mármol, blancos niebla,
se desvanecen con elegancia entre gasas y sedas de agua.
En lo alto de su plaza flotamos
puros y libres
como el olivo agitándose en las lluvias.




No hay comentarios: