sábado, 17 de diciembre de 2016

La aspirante

No podía imaginarlo pero nunca accedería a ese puesto de trabajo. En aquel encuentro casual, mientras fumaban un par de pitis a las puertas del colegio, ella expresaba su deseo de formar parte de aquel conocido y familiar equipo docente. Su interlocutora, tutora en el pasado, alentaba sus esperanzas de conseguirlo, sin embargo, nunca votaría a su favor.
Guardaba con rencor aquellos años en que su adolescencia la habían dado por el culo reventándole las clases de cuando en cuando. Y no, no pensaba que fueran chiquilladas que te enternecen con el paso de los años.
No la deseaba ningún mal, la tenía cariño, pero ni por lo más remoto aprobaría su candidatura.

No hay comentarios: